Si eres de los que les gusta tener todo bien organizado antes de viajar, aquí te dejamos 10 consejos que no puedes olvidar antes de hacer las maletas. 

► Reserva alojamiento solo los primeros días. Uno de los aspectos que convierte a un viaje de mochilero en una aventura es la improvisación, sobre todo en lo que se refiere a los alojamientos. No sabes cuántos días vas a querer estar en una ciudad, por lo que te recomendamos asegurarte las 2 primeras noches en tu aventura pero, a partir de ahí, planificar sobre la marcha. De este modo no viajarás “encorsetado” por las reservas hosteleras.

► Date caprichos gastronómicos. Probar comidas típicas de los países que visitamos forma parte ya del plan de todo viajero. En algunos países puede ser muy caro alimentarse bien, por lo que te proponemos combinar algún restaurante de calidad con la comida callejera. En zonas como Tailandia, Vietnam, Laos o Camboya la comida callejera es realmente barata y sabrosa.

► Haz amigos, pero sin forzar. Si viajas en solitario (o en pareja, e incluso en grupo), seguro que a lo largo de tu aventura terminas entablando conversación con muchas personas. Es ideal hacer algún plan con otros viajeros que encontremos por el camino, pero trata de hacerlo de manera natural, que no sea forzado. Si ves que la otra persona no está receptiva, no propongas nada. Te acabarás sintiendo incómodo tú y tu nuevo amigo.

► Aprovecha los desplazamientos. Viajar de mochilero implica largos trayectos en trenes o autobuses. Aprovecha esas horas “muertas” para leer información útil sobre tu nuevo destino, ordenar tus fotografías o entablar conversación con otros viajeros que vayan en el mismo plan que tú. También para dormir, que nunca viene mal. O para interiorizar las vivencias y recuerdos que estás experimentando. 

► Hazte con alguna tarjeta de estudiante o profesor. En muchos países conseguirás buenos descuentos e incluso acceder de manera gratuita a museos, exposiciones y otros recintos culturales si demuestras que eres estudiante, profesor, periodista, etc. Infórmate sobre los perfiles que pueden conseguir este tipo de privilegios. ¡Tal vez seas uno de ellos y ni siquiera lo sepas!

► Aprovecha los free tours y los días de visita gratuitos. Del mismo modo, es muy frecuente que a determinados museos y lugares de interés, se permita el acceso libre y gratuito un día a la semana. Busca información sobre ello y aprovecha esas pequeñas ventajas. También conviene aprovechar los free tours, cada vez más extendidos en todos los países del mundo, donde un guía te hará una completa visita a la ciudad (o a parte de ella) a cambio de la propina que tú consideres.

► Infórmate sobre los visados y los permisos. En Europa no tendrás demasiados problemas para cruzar fronteras, pero en continentes como América, África o Asia cada país tiene sus normas. En algunos hay que llevar el visado preparado con algunos días de antelación, en otros te pedirán rellenar algunos formularios para saber por qué has viajado hasta allí, etc. Busca este tipo de información antes de llegar a tu próximo destino para evitar sorpresas.

► Reserva con antelación tus tickets para atracciones con gran demanda. Por ejemplo, para entrar a la Alhambra de Granada hay que gestionar la entrada con cierta antelación. Será difícil que llegues y puedas acceder al momento. Esta situación te puede ocurrir en numerosas ciudades del mundo donde el interés turístico se concentra prácticamente en un solo punto (por ejemplo, también los templos de Angkor en Camboya).

► No descuides tu documentación. Puede sonar evidente, pero si eres de esas personas un poco despistadas y desorganizadas, de las que no sabe donde ha puesto la cartera o el móvil, te puedes llevar un buen susto si pierdes tu documentación. En algunos países del mundo quedarte “vendido” sin DNI o pasaporte puede hacerte pasar un mal rato. Haz fotocopia de tu documentación, plastifícala y guárdala en otro lugar diferente, por si tienes la mala suerte de perder la original. Asimismo, apunta los teléfonos y la dirección de la embajada española en los países que tengas pensado visitar.

► Básicos de la mochila. Por último, vayas donde vayas, no olvides la lista de accesorios básicos que necesitarás antes o después, independientemente del rincón del mundo en el que te encuentres: gafas de sol, botellines de hidratación, crema de sol, una pequeña linterna, una camiseta térmica (que nunca se sabe…), calzado cómodo, tarjeta de crédito y teléfono móvil.