Viajar a la nieve es una de las actividades preferidas de los amantes del outdoor durante la temporada de invierno. Disfrutar en familia o con amigos de una ruta montañera, una estación de esquí o simplemente contemplar un paisaje de cumbres nevadas es una experiencia de lo más gratificante en estos días. Pero para no arruinar nuestra aventura y estar cómodos y seguros en todo momento, debemos ser conscientes de la importancia que tiene acertar con el equipamiento adecuado. A continuación te damos una lista del material necesario básico para cualquier actividad en la nieve.

Ropa térmica. Un conjunto térmico underwear (primera capa, la que está en contacto directo sobre la piel) es imprescindible para retener el calor producido por el cuerpo. Las prendas térmicas deben estar fabricadas con materiales ligeros, cómodos, transpirables y sin costuras, y además el tejido debe contar con propiedades termorregulables para lograr mantener la temperatura corporal en niveles óptimos. Es necesario tanto la malla como la camiseta interior.

Gafas de sol. Por supuesto, imprescindible para proteger los ojos de los rayos ultravioleta, que en esas condiciones son especialmente dañinos. Si estás operado de los ojos o eres sensible al sol, ni se te ocurra ir a la montaña sin gafas de sol. Si la actividad que vas a realizar es esquí, necesitas unas gafas específicas para este deporte.

Crema protectora. Todavía hay muchas personas que no conciben echarse crema protectora en invierno; como si el sol solamente quemase en verano a los turistas de la playa. Error grave. Las bajas temperaturas y el viento provocan que la piel se seque y se agriete al alterarse sus propiedades hidrolípicas. Es necesaria una crema protectora que ayude a mantener los lípidos en nuestra piel.

Hidratación. Parece obvio, pero no lo es. En condiciones de bajas temperaturas la sensación de sed disminuye drásticamente, pero la realidad es que nuestro organismo necesita la misma cantidad de líquido -que en verano- para realizar sus funciones fisiológicas. Hazte con unas botellas de hidratación que te acompañen siempre en tus aventuras en la nieve.

Tubular de cuello. Un accesorio que ha ganado mucha relevancia en los últimos años gracias a sus funcionalidades. Te proporciona calor en la zona del cuello, e incluso puedes subirlo hasta cubrir orejas, boca y nariz, de modo que generes una pequeña sensación de calorcito en la zona. Elige un tubular de cuello que sea cómodo, eficiente y suave.  

Gorro y guantes. Un básico para cualquier clima con frío, ya sea seco o húmedo como es la nieve. Las manos y la cabeza son dos zonas del cuerpo por las que se pierde el calor producido. Tapándolas ayudarás a mantener tu temperatura corporal.

Calcetines montañeros. Una mala elección en nuestros calcetines puede estropearnos un precioso día de aventura en la nieve. Elige unos calcetines diseñados para actividades outdoor, que te protejan de rozaduras y estabilicen la dinámica de tu pie. Los calcetines multicapa están preparados para proteger el pie de la rigidez del calzado de montaña.

Calzado de montaña. Unas botas de calidad, que eviten la entrada de nieve al interior y nos calen los pies, pero a la vez sean cómodas, fáciles de llevar, resistentes y con una suela que garantice el buen agarre y el grip en terrenos húmedos, de roca mojada y superficies de hielo.

Mochila impermeable. Por supuesto, además de la indumentaria necesaria para no pasar frío y estar cómodos, necesitamos una mochila compatible con entornos de nieve. Hazte con una mochila cómoda, ergonómica, diseñada para aventuras en la montaña y con tejido de ripstop o gore-tex que proteja ante la lluvia.

Calientamanos. Un accesorio que agradecerás si eres de los que sufre el frío en las manos. Los calientamanos electrónicos te ayudarán a mantener la temperatura corporal a través de las manos y, además, sirven como batería externa para cargar el teléfono móvil. Un 2 en 1 imprescindible.