Acampar en invierno es una actividad que tiene cada vez más adeptos. Despertarse en un maravilloso paisaje invernal, lejos del ajetreo y el bullicio de la ciudad es algo realmente mágico. Ahora bien, hay que estar preparado.

Desde El Caldén Nature te damos algunos consejos para que puedas disfrutar al máximo de tu aventura invernal.

Vístete para acampar en invierno. Intenta llevar la cantidad de ropa necesaria para estar siempre caliente. Además, debes prestar especial atención a los calcetines y al calzado. Mantener los pies cubiertos y secos ayuda a mantener la temperatura corporal. Lo mismo podemos decir con las manos y la cabeza; por tanto, que no te falten unos buenos guantes y un gorro.

Localiza la mejor zona para montar tu tienda. Estudia el lugar. No es importante únicamente elegir el sitio menos inclinado, también qué zona es la que va a contar con un mayor número de horas de sol y la menos expuesta a las ráfagas de viento.

Utiliza una tienda de campaña. Opta por una tienda que sea impermeable y soporte las inclemencias invernales, ya sea la lluvia como los vientos. La tienda de campaña es un producto en el que no debemos escatimar en nuestro presupuesto para ir de camping en invierno.

Elige un saco de dormir cómodo. Cuando acampas en invierno lo más recomendable es optar por un modelo momia con doble aislante. También es importante elegir una buena colchoneta que te ayude a aislarte mejor del frío que transmite el suelo. Además, ganarás un extra de comodidad.

Aliméntate e hidrátate bien. Cuando el clima es más bien frío es normal que sintamos menos sensación de sed, pero la realidad es que nuestro cuerpo necesita la misma hidratación que en otras épocas del año. Trata de llevar la cantidad de agua adecuada para el tiempo que vas a estar fuera de casa y, si es posible, un termo acompañando con caldo y bebida caliente. Si bajan las temperaturas más de lo que esperas, ingerir algo caliente te ayudará a regular la temperatura de tu cuerpo.

Que no te falte una fuente extra de calor. Las bolsas de agua caliente o, en su defecto, un calientamanos, ayudará a que entres en calor por ejemplo antes de ir a dormir o al despertar por las mañanas.

Ventila correctamente la tienda. De esta manera evitarás que la humedad se condense dentro de la tienda y empape tu equipaje; es realmente incómodo.

Trata de estar siempre localizable. Explica a un familiar o amigo de confianza donde tienes planeado acampar e infórmate bien de la climatología que va a hacer durante esos días.

Que no te falte un plan B. El tiempo en invierno es muy imprevisible, por ello es importante disponer de un mapa con refugios alternativos. También trata de tener siempre tu teléfono móvil con batería.