Es el frontal de moda en este comienzo de año, el Olight del que todo el mundo habla (Revista CORREDOR, Carrerasdemontana, Outdoor Actual, etc). Y no es para menos. Aunque está diseñado pensando en los corredores y sus aventuras al aire libre, sirve perfectamente para todo aquel individuo que busque una iluminación potente, un producto cómodo, ligero y con un alto rendimiento durante una gran cantidad de horas.

Nacho Chamón, fanático del running y amante de las carreras por montaña, fue uno de los primeros deportistas en probar el Olight Array. Y estas son sus impresiones:

▪ Su bolsa de embalaje es un acierto para poder llevar este frontal cuando se viaje fuera, cabe perfectamente, se puede llevar el cable de carga dentro y es un poco dura para evitar posibles golpes.

▪ Una de sus novedades es el enganche metálico para evitar que el cable se suelte. En el anterior modelo (HS2) este sistema no lo tenía, encajar el cable y quitarlo estaba muy duro. Ahora está mucho más blando el poner y quitar el cable, por lo que la pieza metálica creo que es necesaria, así se evita el que se pueda soltar por accidente.

Las piezas para regular la cinta y ajustar esta a la medida de la cabeza son simples y sencillas, hay otros frontales que tienen sistemas más complejos que te hacen perder mucho tiempo en estas cosas, en cambio en el Array es rápido y sencillo.

Lo que más destaco de este frontal es la ligereza, ya solo con sacarlo de su bolsa es una pasada, y al llevarlo en la cabeza se nota mucho que pesa poco. Tanto la pieza delantera como la trasera ocupan poco, en comparación con otros frontales también es un acierto, estas piezas si son grandes llegan a ser molestias cuanto pasas mucho tiempo con el frontal, llegando a sentir un gran alivio en la parte delantera y trasera al quitarse el frontal, pero con este como son pequeñas esto no ocurre.

▪ La parte delantera del frontal es pequeña, y muy fácil de mover para apuntar el haz de luz más arriba o más abajo. Lo bueno es que no se mueve solo con el movimiento y con los saltos. Otro acierto es que el haz de luz se puede poner totalmente mirando hacia arriba, esto cuando se corre en grupo y se hace alguna parada viene muy bien, ya que de esta forma no se deslumbra a la gente cuando hablas con ella estando frente a ellos.

▪ La batería con la luz roja es un acierto total para los que hacemos carreras de trail. Por poner un pero, tal vez para futuras mejoras esta luz roja debería de tener algún sistema para dejar a la persona el encenderla o apagarla. Muchas luces traseras suelen tener un sistema de parpadeo continuo que es molesto, el sistema de círculo donde se van apagando y encendiendo las luces poco a poco creo que es más cómodo para la vista.

▪ La duración de la batería con el haz de luz es más que suficiente, aunque hay que controlar bien los modos de estos para saber gestionarla. Su haz más potente es más que suficiente, incluso está por encima de lo normal, es un haz que como mucho se debería usar en zonas muy técnicas y muy oscuras para ver mucho mejor. Para carreras, con los otros modos se ve perfectamente.

▪ Se han incluido unas líneas en la cinta que son reflectantes. Todo esto viene bien, ya que medidas de seguridad para ser visto.

“En líneas generales me parece un gran frontal para corredores de trail, en una escala del 1 al 10 le pondría un 9”, comenta Nacho. ¡¡Que lo disfrutes!!