El trail running es un deporte que gana adeptos cada temporada. Las sensaciones que produce correr en la montaña ha enganchado a miles de aficionados a lanzarse a esta nueva aventura. Muchos de ellos optan incluso por salir a correr de noche, ya que muchas de las principales carreras de montaña en nuestro país tocan horario nocturno. Y hay que entrenarlo.

Para correr de noche en la montaña sin perder rendimiento es imprescindible contar con un frontal de calidad. Y además, tener claros algunos aspectos en torno a la seguridad. A continuación te ofrecemos un decálogo con los mejores consejos para correr por montaña en la noche:

1. Las primeras veces que salgas a correr por montaña en la noche trata de elegir caminos y rutas conocidas, no es momento de innovar. Acostúmbrate a la oscuridad y a sentirte a gusto entrenando bajo la luna y las estrellas. También es buena opción ir en grupo para sentirte más seguro.

2. Cuando subes, al llevar un ritmo más lento e ir en muchas ocasiones incluso andando, no necesitas una iluminación demasiado potente, tampoco un alcance que vaya más allá de tus próximas dos o tres zancadas. Aprovecha para poner un modo económico y ahorrar batería.

3. No utilices auriculares. Si estás acostumbrado a correr con música, hacerlo de noche en la montaña no es la mejor opción. Cualquier ruido o sonido puede advertirnos de un peligro. Necesitamos los cinco sentidos a pleno rendimiento.

4. Lleva siempre recambio de batería para tu frontal. La posibilidad de lesionarte corriendo en la montaña te obliga a llevar “más horas de luz” de las que, en principio, necesitarás. Un simple esguince o una torcedura puede acarrear un buen puñado de horas extra en la montaña.

5. Elige un frontal fiable, con estabilidad, que no deslumbre ni te distorsione la realidad. Además, fíjate en que tenga una alta protección IPX y sea resistente ante la lluvia.

6. La comodidad es básica a la hora de llevar puesto tu frontal. Que la cinta te sujete bien, no te genere rozaduras y el cabezal no rebote mientras corremos. En este aspecto la ligereza es una de las cualidades más valoradas.

7. La temperatura en la montaña puede llegar a bajar mucho durante la noche. Aunque estemos corriendo y sudando, no olvides accesorios básicos para las zonas del cuerpo por las que perdemos el calor producido: guantes para las manos, gorro para la cabeza e incluso tubular para la garganta.

8. Para correr trails de noche elige un frontal con una potencia de, al menos, 200 lúmenes.

9. Trata de anticiparte al camino, es decir, de vez en cuando mira más allá de tus próximas zancadas para saber lo que te espera, incluso hacia los lados para conocer cómo es el entorno que te rodea.

10. Cuando estés encarando una bajada, aumenta el haz de luz, ya que tu ritmo subirá y necesitarás mayor precisión a la hora de dar las zancadas.